Esta web usa cookies

Larraungo Harana

Posada Barnekoetxe

Posada Barnekoetxe

Actividad: Alojamiento
Concejo: Aldatz
Dirección: San Martin, 26
CP: 31878
Teléfono: 948 604 687
Fax:
Email: barnekoetxea@ya.com
Web:
Foto
El restaurante Barnekoetxea está ubicado en un edificio de Aldatz que ha sido posada desde el siglo XIX. Hacia el año 95, sus actuales propietarios, Bea Blas y Rober Moreno, lo abrieron como un lugar donde el visitante puede comer al estilo de toda la vida. En las estaciones de otoño, invierno y primavera el restaurante se abre los fines de semana de viernes a domingo, mientras que en la temporada de verano se abre de miércoles a domingo. El restaurante dispone de un comedor alumbrado por la luz del exterior a través de sus ventanas. La capacidad del mismo es de 40 a 50 personas. Periódicamente se organizan diferentes eventos como conciertos de música, cenas de bertsolaris, teatros, ...

La posada es un caserón grande con una antigüedad de 200 años. Esta formado por dos plantas más un desván. En la planta baja está situado el comedor y unas escaleras de acceso a la primera planta llevan a los baños. La estructura de la casa se sujeta en grandes vigas de madera. Una herradura y un eguzkilore adornan la puerta de entrada a la casa. Una vez dentro, nos encontramos frente a una barra donde hacia la hora del mediodia previo a la comida se sirven bebidas y aperitivos como la croqueta, la chistorra o el jamón. Un muro a media altura sobre el que pende una barca de frondosas flores delimita la barra del interior donde se encuentra el comedor con mesas y sillas rusticas de madera. Al fondo del comedor una chimenea calienta los ánimos en los fríos días de invierno.

Antiguamente en esta planta baja se hallaban los establos donde los animales encontraban refugio. En el primer piso es donde se ofrecían comidas y se daba albergue a la gente. Hoy en día, cuadros fotográficos repartidos por la posada con instantáneas en blanco y negro son la referencia que queda de aquel tiempo pasado. Como no, la propia posada en si, donde han encontrado alimento, descanso y ocio gentes de lo mas variopinto, es un testigo de tiempos preteritos, actuales y venideros.