Esta web usa cookies

Larraungo Harana

Cultura

Cultura

 

Silla-dantza y Almute-dantza

Iribas, como la mayoría de los pueblos de esta zona, se ha dedicado tradicionalmente a la agricultura, a la ganadería y al pastoreo. Esta formado por unos dieciséis caseríos, la iglesia y la escuela. Los hombres del pueblo (jóvenes y mayores) después del duro trabajo diario, se solían reunir en la posada. Aquí tenían sus "tertulias", aquí analizaban y decidían la mayoría de los temas, y es aquí también donde celebraban tantas y tantas fiestas.

Las principales fiestas son las de San Juan y los carnavales, aunque a lo largo del año también celebraban otras fiestas pequeñas.

Veamos ahora, dónde, quiénes y en que ocasiones se realizaban estos dos juegos de danzas (dantza-joku).

Silla-dantza y Almute-dantza casi siempre se hacían dentro de casa, particular de alguna familia o en la posada. Como es normal, la gente jóven ha sido la protagonista en estos juegos, y el resto, espectadores, colaboradores y animadores.

Las familias o las cuadrillas se reunían en fiestas o en momentos de  trabajos agrarios especiales como la recogida y el desgrane del maíz. Estas ocasiones son las apropiadas para estos juegos.

Por ejemplo en carnavales, los jóvenes pasaban la mayor parte del tiempo en la posada comiendo, bebiendo, cantando… en una fiesta viva día y noche, durante tres jornadas. Por las tardes, las chicas tenían el permiso para meterse al baile, y entre todos hacían el silla-dantza.

En este ambiente y este entorno se llevaban a cabo estos bailes.

 

Ingurutxo de Larraun

Este conjunto de danzas es desde hace muchas generaciones el componente esencial de las celebraciones grandes o pequeñas y demás encuentros populares de Larraun. Los concejos de Iribas, Alli y Uitzi son los que mejor han conservado el Ingurutxo.

Cada localidad tiene ligeras variantes con respecto a los pueblos vecinos, pero la unidad rítmica de esta danza permitía a todo el que lo deseara entrar en la ronda coral.

El "Ingurutxo" consta de dos partes. La primera, sustentada en ritmos en 2/4 que las parejas bailan tomando pañuelos. Las chicas a la derecha de los muchachos y, debido a ésta colocación, las chicas toman la punta del pañuelo con su mano izquierda, mientras que los muchachos lo hacen con la mano derecha.

Tradicionalmente esta parte es iniciada por la primera y ultima parejas que dan una vuelta a la plaza. A continuación entra todo el grupo que baila una parte de música a cuya finalización todas las parejas pasan por debajo del pañuelo que sostienen en sus manos el muchacho y la muchacha que encabezan el cortejo. Todo el grupo queda situado en sentido inverso al que se encontraban al comenzar la danza, por primeros situados atrás y los últimos se encuentran encabezando la danza que será repetida. Es una danza saltada en la que los chicos y chicas realizan el mismo paso y con el mismo énfasis.

La segunda parte se realiza sin pañuelos sobre un ritmo de 3/8 que en otros tiempos se solía bailar con castañuelas. Los pasos de esta segunda parte son "arrastrados", los pies se deslizan por el suelo y marcan el ritmo del "Ingurutxo".

El esquema general de ésta danza puede ser anotado de la siguiente manera:

  • Inguru Txiki: melodia en 2/4, bailado por la primera y última pareja que se encuentran unidas por medio de un pañuelo.
  • Zubia: la segunda pareja pasa por debajo del pañuelo de la primera y se coloca en primer lugar.
  • Inguru txiki: danza igual a la anterior, pero con el orden de las parejas cambiado.
  • Zubia: igual a la anterior para volver a la posición de comienzo.
  • Inguru Haundi: similar al "inguru txiki" pero bailado por todas las parejas.
  • Zubia: todas las parejas pasan por debajo del pañuelo que sostiene la primera. La última pareja queda en primera posición.
  • Inguru Haundi: danza igual a la anterior, pero dirigido por la última pareja.
  • Zubia: para volver a la posición de comienzo.
  • Ingurutxo: varias melodias bailadas sin alteraciones coreográficas.

 

Arquitectura civil y religiosa

Son pocas las ermitas pertenecientes al valle que quedan con culto, entre ellas cabe mencionar san Bartolomé de Azpirotz, la Santa Cruz de Etxarri, Santa Bárbara de Gorriti, Santa Cruz y Santa Engracia de Uitzi.

Respecto a la arquitectua civil, las viviendas se acomodan al esquema de la montaña: fachadas elevadas en tres alturas, cubierta a dos aguas con pronunciado alero de madera y muros en los que contrasta las zonas enlucidas con las de sillar en esquinas y vanos.

ALBIASU

  • Parroquia de San Lorenzo - El origen de esta sencilla iglesia se remonta a la Edad Media. Su aspecto actual se debe a una importante reforma llevada a cabo en 1805

ALDAZ

  • Parroquia de San Martín - Edificada en 1829, sustituye a la antigua localizada en lo alto y que todavía permanece como capilla del cementerio.
     
  • Convento de Clarisas - Fundado en 1891 por José María de Juanmartiñena. Las dependencias del convento se organizan en torno a la iglesia y el claustro. El templo es de estilo neorrománico.

ALLI

  • Parroquia de San Juan y San Pablo - Su origen arranca en el s. XIII, si bien sufrió una importante reforma en el s. XVIII. Se le dotó de nuevas bóvedas y se añadió el crucero, de ahí que el aspecto que actualmente domina es el barroco.

ARRUITZ

  • Parroquia de San Cristóbal - Este templo fue construido hacia el año 1200

ASTITZ

  • Parroquia de San Pedro - Su origen puede ser medieval, pero los distintos arreglos y reformas que le han dado su actual aspecto le otorgan un estilo poco claro.

AZPIROTZ-LEZAETA

  • Parroquia de San Esteban - Fue construida hacia 1200 en estilo protogótico.
     
  • Ermita de San Bartolomé - Ermita de carácter rural localizada en el centro del casco urbano.
     
  • Iglesia de la Asunción - Construido a finales del s. XII. Fue objeto de una remodelación en los siglos XIX y XX que  afectó principalmente a su cubierta.

BARAIBAR

  • Parroquia de San Miguel - Iglesia construida en el s. XVIII. hacia 1786, según se lee en la portada, sustituyendo a la antigua que se localizaba junto al cementerio.

ETXARRI

  • Parroquia de San Miguel - El aspecto actual de esta iglesia se le confirió en el último tercio del s. XVIII cuando se realizaron importantes obras de remodelación y ampliación que enmascararon la iglesia primitiva.
     
  • Ermita de la Santa Cruz - Apartada del pueblo, presenta una planta rectangular, muros enlucidos y cubierta de madera.

ERRAZKIN

  • Parroquia de San Martín - La actual iglesia se hizo entre 1798 y 1801 sobre el solar de la antigua que se derribó. Antonio de Barinaga dio las trazas y condiciones de la nueva obra que presupuestó en 13.29 reales.

GORRITI

  • Parroquia de San Bartolomé - Construida entre finales del s. XVIII y comienzos del XIX.

UITZI

  • Parroquia de San Miguel - Iglesia de noble aspecto construida en el s. XVIII según modelos barrocos.
     
  • Ermita de Santa Engracia - A unos tres kilómetros del pueblo, se encuentra este edificio de aspecto moderno.

IRIBAS

  • Parroquia de San Juan Bautista - Construida a comienzos del s. XIII con soluciones protogóticas.

MADOTZ

  • Parroquia de San Juan Bautista - Construido en estilo neoclásico, data de comienzos del s. XIX. El mecenas de la obra fue D. Josef Benito Legar según informa una inscripción sobre la puerta de entrada.

MUGIRO

  • Parroquia de San Pedro - El nuevo templo empezó a construirse a partir de 1797. Su inauguración se produjo en 1812. el coste de la obra ascendió a 19.165 reales.

ODERITZ

  • Parroquia de San Lorenzo - Constituye un sencillo edificio de origen medieval construido hacia 1200, en un período de transición de las formas constructivas del románico al gótico.

 

El Castillo de Gorriti

Gorriti era lugar amenazado y protegido, por su posición fronteriza, y por tanto acogía servicios de defensa y de paso, y cumplía además la importante función de cobro de peajes, recordemos que todavía hoy hay una casa que conserva el nombre de Tabla (así se llamaban las casas que cumplían esta función).

Por su situación geográfica, Gorriti era uno de los pasos en la comunicación entre Guipúzcoa y Navarra, en la ruta Tolosa a Pamplona. El castillo protegía el camino que pasa por Gorriti y vigilaba el camino del fondo del valle del Araxes hacia el paso de Azpirotz.

Esa ubicación era ventajosa y conflictiva: el castillo que le defendía atraía al enemigo hasta sus puertas, y de hecho el castillo vivió las incidencias de conquistas y reconquistas.

Esta alternancia de dominaciones en el castillo no sería indiferente a la vida y economía del pueblo, provocando conflictos de intereses entre sus mismos habitantes.

Pero el castillo también sería sin duda fuente de riqueza, pues su funcionamiento demandaría servicios de mantenimiento y sus guarnición tendría necesidad de intendencia.

Que todo malo viene del norte es algo más que un dicho en Gorriti. Esta creencia ha pervivido en el pueblo, mucho más tiempo que el castillo que defendía este lugar de entrada a Navarra de las incursiones y pillajes de los vecinos de las aldeas situadas en el camino hacia la costa.

La fortaleza, asentada en la cima del monte que preside el paisaje occidental (conocido ahora como Santa Bárbara), por la ermita que se construyó sobre sus ruinas y que oculta el aljibe de la construcción medieval, sirvió de albergue, atalaya privilegiada sobre los valles de Araiz y Areso -las dos bocas de entrada hacia Navarra- y lugar de recaudación de los correspondientes impuestos por los derechos de paso de personas y mercancías en esta ruta.

Extracto del libro "El Castillo de Gorriti. Un pueblo recupera su memoria"